Para ser un genuino progresista, proteja al bebé en el útero